El termostato es un componente vital en un motor ya que controla el flujo de refrigerante. Cuando se pone en funcionamiento el coche el refrigerante fluye a través del motor. A veces, el termostato se elimina por el propietario del vehículo, esto no es una buena idea porque un motor frío no funciona de manera eficiente.

 ¿Cómo funciona? Cuando un motor está frío, el líquido del radiador también, por lo tanto el termostato está en la posición cerrada. En la posición cerrada sólo el refrigerante en el motor puede fluir. Cuando se enciende el motor, y el refrigerante se calienta, se abre el termostato. El termostato se abre cuando el refrigerante ha alcanzado una temperatura determinada y ahora el refrigerante puede circular a través del radiador y  enfriar. Cuando el termostato se atasca o deja de funcionar por completo.

Si  no estás seguro si el termostato está atascado o no  puedes realizar lo siguiente para hacer un diagnóstico.

  1. Desconecta el cable negativo de la batería.
  2. Vacía un poco del líquido de refrigeración.
  3. Retira la manguera superior del radiador.
  4. Retira la caja del termostato.
  5. Retira el termostato.
  6. Anota la temperatura de sellado en el borde del termostato.
  7. Llena  con agua fría y un termómetro.
  8. Coloca el termostato en el agua fría.
  9. Enciende el quemador.
  10. Mira el termómetro. Cuando la temperatura se eleva hasta el número que anotaste, el termostato empezará a abrirse. Si no lo hace o si no se abre hasta una temperatura diferente (más caliente por lo general), el termostato está mal y debe ser reemplazado. Si se abre a la temperatura designada,el termostato está bien.

Fuente: lohago.com

Publicado: 17 de Febrero de 2014