El Gobierno ha anunciado hoy tras la reunión habitual de los viernes del Consejo de Ministros queprorrogará por cuarta vez consecutiva el Plan PIVE de ayudas a la compra de coches nuevos y medioambientalmente eficientes. Esta quinta fase del Plan estará dotada con 175 millones de euroslo que significa que podrán beneficiarse de él 175.000 compradores que cumplan las condiciones del mismo.

Esta es la oleada del PIVE con una mayor dotación económica ya que tanto la primera (anunciada en verano de 2012) como la segunda se quedaron en 75 millones y la tercera y la cuarta se dotaron con 70.

Desde el inicio del Plan, el PIVE ha permitido renovar 300.000 coches ya que cada una de las operaciones de subvención de compra comporta el achatarramiento de un coche viejo, así como generar una recaudación fiscal extra para el Gobierno de unos 1.000 millones de euros. La tercera consecuencia positiva es que se han salvado, siempre según datos del Gobierno, unos 10.000 puestos de trabajo en el sector del automóvil, tanto en la industria como, muy especialmente, en la distribución y venta.

Esta quinta oleada del PIVE supone que el Gobierno escuche de nuevo las demandas de las asociaciones de fabricantes (Anfac y Aniacam) y de distribuidores (Ganvam y Faconauto) queexigían prorrogar las ayudas para reactivar la demanda en un mercado que había caído en los dos años anteriores a cifras que suponían menos de la mitad de lo que se vendía antes de la crisis. De hecho, 2013 ha sido el primer año que cierra con una tendencia de mercado positiva desde 2007.

La vice-presidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría explicó hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que "estos planes han contribuido a la renovación del parque, están aumentando sus condiciones de seguridad y eficiencia energética y tienen un impacto positivo en la economía”. Asimismo, sostuvo que "es importante apoyar a sectores que crean empleo, dinamizan la economía y atraen inversión extranjera, generando al mismo tiempo ganancia de competitividad".

El Plan PIVE 5, dotado con 175 millones de euros, tendrá un efecto dinamizador sobre la economía española de cerca de 2.000 millones de euros, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Según esta entidad, que agrupa a las principales marcas con fábricas en España este impacto beneficioso permitirá aumentar el PIB nacional y servirá para incrementar en un 10% las matriculaciones de automóviles en España en 2014.

La patronal del sector ha calculado en 700 millones de euros los beneficios que el Plan reportará a las arcas del Estado que ofrece un dinero a los clientes pero lo recupera por el superior pago de IVA generado por la más venta de vehículos y por la carga fiscal que soporta la propia ayuda. De esos 700 millones, 500 corresponderán a ingresos derivados del IVA y del Impuesto de Matriculación y 195 a otros ingresos derivados de los procesos de comercialización, financiación, seguros y transporte.

Según Anfac, el PIVE 5 ayudará también a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera en 270.000 toneladas, debido a la sustitución de coches antiguos más contaminantes por otros nuevos más seguros y eficientes.


Fuente: coches.net

Publicado: 16 de Enero de 2014